Aplicaciones médico estéticas

La oxigenoterapia hiperbárica tiene una indicación de primer orden en medicina estética porque revierte los tejidos dañados por falta de oxigenación a una situación fisiológica, detoxificada y alcalinizada’, dicho de otro modo, proporciona un claro efecto antienvejecimiento; desde OXIGENO ACTIVO recordamos que la mejor estrategia en estética es procurar que la belleza venga del interior del organismo, y esta circunstancia es una realidad en unos tejidos que están adecuadamente oxigenados.

 

Esta técnica de hiperoxigenación se utiliza en cirugía plástica, reconstructiva y estética como solución para el retraso y complicaciones en cicatrización de heridas y úlceras; injertos y colgajos comprometidos con sufrimiento vascular; postoperatorio de cirugía estética; prevención y tratamiento de fascitis y celulitis necrotizante; infecciones por anaerobios; reimplante de miembros: mano, dedos, pie, etc.; y síndrome compartimental y aplastamientos.

 

En medicina estética, la Oxigenoteraìa Hiperbárica ofrece un efecto adelgazante, al regular el metabolismo; revitaliza tejidos; combate el envejecimiento celular y el estrés oxidativo; aumenta la formación de antioxidantes y de colágeno; tonifica los tejidos, ofrece efecto anticelulítico; promueve el crecimiento de pelo y uñas; y previene y reduce varices.

¿En qué consiste esta técnica?

Debemos dejar claro que se trata de un tratamiento médico de hiperoxigenación en Madrid que no resulta invasivo que consiste en respirar oxígeno puro al 100%, en el interior de una cámara especialmente diseñada para generar un ambiente con una presión superior a la normal (hasta tres atmósferas), que es equivalente a la que existe en el agua a una profundidad de 20 metros. De este modo, además de ocupar su sitio en el glóbulo rojo, el oxígeno se disuelve en el plasma y puede llegar a tejidos que están sufriendo una situación precaria de aporte de este gas.

Cuando se respira oxígeno puro a una presión superior a la atmosférica, se consigue que aumente significativamente la presencia de este gas disuelto en el plasma. Así, es posible que se haga llegar oxígeno a zonas del cuerpo comprometidas, para volver a poner en marcha rutas metabólicas o mecanismos fisiológicos deprimidos al faltarles la oxigenación adecuada.

El resultado de este tratamiento de medicina hiperbárica es una revitalización de los tejidos, una mejor regeneración celular con mayor presencia de fibroblastos y de fibras de colágeno. Esta técnica también favorece la formación de nuevos vasos sanguíneos, la destrucción de bacterias patógenas y la antiagregación plaquetaria.

Antes de entrar en la cámara es importante pasar un chequeo médico, en el que se comprueba que el paciente no padece ningún proceso que contraindique su acceso a la terapia hiperbárica. Dentro de la cámara, aproximadamente una hora, el paciente sentirá una presión leve sobre los oídos que es fácilmente controlable tragando saliva, moviendo la mandíbula o cerrando la boca y tapando la nariz al tiempo que se intenta expulsar aire de los pulmones.

Para cualquier duda o consulta